El trabajo del arquitecto Jesús Castillo Oli suscita interés internacional

Sara y Sojin arquitectas coreanas charlan con Jesús Castillo Oli junto a la sede de la FSMLRPH en Aguilar de Campoo

La arquitectura de los sentidos, desarrollada por Jesús Castillo Oli en Palencia, se convierte en referente para Corea

La “ruina habitada” en Porquera de los Infantes, el convento de Santa María de Mave o sendas casas unifamiliares en Pomar de Valdivia y Matamorisca. Son espacios, construcciones, que llevan la firma de su arquitecto Jesús Castillo Oli y que han captado la atención de “Diagonal Thoughts”, el estudio de dos jóvenes coreanas que estos días visitan Aguilar de Campoo para conocer en persona al arquitecto y recorrer con él parte de su obra.

 

La visita de las arquitectas coreanas forma parte de los Premios convocados por el Instituto Coreano de Arquitectos (KIA), destinados a fomentar la experiencia y los contactos profesionales de quienes inician su carrera en el ámbito de la arquitectura. La iniciativa cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura, Deporte y Turismo del país asiático, que se halla inmerso en un momento de renovación y de búsqueda de una nueva identidad arquitectónica.

 

Cada año se selecciona el trabajo de cinco jóvenes arquitectos o estudios de arquitectura y, en este caso, uno de los galardonados ha sido el estudio coreano “Diagonal Thoughts”, integrado por las arquitectas Sara Kim y Sojin Kang. ¿La recompensa a su trabajo? Una beca, viaje de estudios, que servirá para hacer realidad su propuesta centrada en conocer la obra de dos arquitectos, aparentemente antagónicos, Carlo Scarpa en Venecia y Jesús Castillo Oli, en Palencia.

 

Redefinir la identidad de la arquitectura coreana

 

¿Su objetivo? Conocer de primera mano cómo trabajan ambos, cuál es su proceso creativo e intentar extraer sus propias conclusiones para trasladarlas a un país, Corea, con un clima y una historia totalmente distinta. “Como jóvenes arquitectas creemos que es un buen momento para trabajar en la construcción de una nueva identidad para la arquitectura coreana y que podemos aportar una visión renovada”, explican Sara y Sojin, quienes confiesan, que aún no saben cómo van a poder trasladar lo aprendido y visto aquí y en Venecia a su país.

Tienen claro, eso sí, que Corea vive hoy una situación económica y social favorable al cambio y a la“reflexión en torno a cómo construir una nueva identidad arquitectónica”, aprovechando como se hace aquí y en Venecia, los recursos y las construcciones ya existentes, adaptándolos a los nuevos tiempos sin destruirlos. “La reutilización de espacios se ha convertido en una tendencia que ha servido para transformar edificios industriales o patrimoniales de todo el mundo, dotándoles de nuevos usos, con este viaje nos estamos acercando a proyectos concretos, para entender mejor la relación de la obra con su entorno”, explican.

Para que puedan lograr su objetivo, en Palencia, Sara y Sojin visitarán  espacios como “la ruina habitada”, un auténtico ejercicio de arquitectura en Porquera de los Infantes, promovido por el crítico Fernando Gallardo.La visita les llevará también, entre otros lugares, al convento de Santa María de Mave, al consultorio médico de Canduela y a sendas casas unifamiliares, una ubicada en Pomar de Valdivia y otra en Matamorisca.

Trabajos que les servirán para entender la arquitectura de los sentidos que promueve, desde hace años, Jesús Castillo. Una arquitectura sutil, aparentemente sencilla, fruto de un minucioso y cuidado proceso creativo, orientado al disfrute de los sentidos. Además, también han podido conocer el trabajo que el arquitecto desarrolla en la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico.

 

Matamorisca

 

Diagonal Thoughts

 

“Diagonal Thoughts”  es el estudio de arquitectura fundado hace unos años por Sara y Sojin en Seúl. Una apuesta por la arquitectura y el diseño, pero también por la reflexión en torno a ambas disciplinas, materializada en la colaboración con profesionales y expertos de diferentes ámbitos. Una combinación que permite que cada proyecto sea único y que lleva a sus promotoras a defender que su trabajo va más allá de la arquitectura, hasta enraizar con el estilo de vida y las circunstancias de cada persona. 

 

IMÁGENES: Sara y Sojin charlando con Jesús Castillo Oli frente a la sede de la Fundación en Aguilar y detalle de una vivienda unifamiliar diseñada por el arquitecto en Matamorisca (Autor: Justino Díez). Archivo FSMRLPH