Construyendo Europa juntos frente al COVID

El sábado, 9 de mayo, se cumplirán 50 años desde que Robert Schuman, Ministro francés de Asuntos Exteriores, abogase por la creación de un organismo supranacional, una nueva forma de cooperación que uniese a los países europeos frente a conflictos bélicos y les reforzase ante amenazas externas.

Hoy volvemos a enfrentarnos a una época convulsa, a una pandemia global en la que han de prevalecer más que nunca los principios de solidaridad, igualdad, tolerancia, inclusión, democracia, derechos humanos, paz y libertad que alumbraron la Unión.

Corren otros tiempos, no nos enfrentamos a una guerra, pero sí a una crisis sanitaria, económica, social y humanitaria, que vuelve a ponernos en jaque, obligándonos a adoptar medidas extremas. La gestión de esta emergencia ha dejado patente nuestras debilidades. El virus ha sesgado ya más de 260.000 vidas, más de la mitad en Europa. Reaccionamos tarde, hicimos oídos sordos a quienes advertían de la gravedad del ataque. Nos sentimos perdidos, desprotegidos, vulnerables… pero, sin duda, las consecuencias hubieran sido aún peores de no habernos mantenido unidos.

 

Unidos Contra el COVID 19

La consigna que lanzan desde la Unión Europea, reforzada en sus web y en redes sociales, es clara #EuropeansAgainstCOVID19, porque “ahora más que nunca es crucial que sintamos que juntos somos más fuertes.  Una unión que ha movilizado ya más de tres billones de euros y que ha resultado esencial “para ayudar a salvar vidas, empleos y empresas”.

Las muestras de solidaridad se suceden por toda Europa y se nos conmina a dejar a un lado los conflictos para apoyar a las “miles de personas que trabajan juntas para marcar la diferencia: investigadores, personal médico, científicos, profesores, amigos, vecinos…”

 

Retos y oportunidades

Personas a las que nos sumamos, porque en la Fundación Santa María la Real siempre hemos mirado los retos en clave de oportunidad para seguir buscando nuevas fórmulas y herramientas que alienten un cambio positivo, en un mundo que ya no volverá a ser el mismo. Las nuevas tecnologías y la digitalización de los procesos, algo por lo que siempre hemos apostado, han adquirido un papel esencial en estos momentos para mantenernos conectados y poder seguir desarrollando nuestros programas de Empleo y Emprendimiento, Atención Social y Turismo y Cultura.

En muchos de ellos, hemos contado con el apoyo de Europa, que nos ha permitido poner en marcha las Lanzaderas de Empleo con las que hemos ayudado a más de 15.000 personas, alcanzando unos niveles de inserción cercanos al 60%. Un programa referente en innovación y orientación laboral, que sigue creciendo con nuevas modalidades como Lanzaderas Conecta Empleo, con las que conseguiremos llegar a más personas y adaptar la orientación laboral a los retos de la era digital.  También a alentado nuestro Laboratorio de Empleabilidad para investigar las causas del paro de larga duración.

Con nuestra participación en proyectos como Herit-data, BODAH, Napoctep, Discover Duero Douro, Impactour, Mus.net, Ibericc Global o Ruritage seguimos mejorando la conservación del patrimonio, manteniendo viva la cultura, incentivando nuevas formas de disfrutarla, reinventando un turismo sostenible y, quizá, más próximo. Otros como Gefrecon o Inundatio nos ayudan a optimizar la gestión de nuestros recursos naturales o a minimizar riesgos frente a desastres naturales.

La investigación, la unión seguirán siendo esenciales para superar esta crisis, para reforzar nuestros sistemas de atención sanitaria, social y humanitaria, para seguir generando empleo, activando territorios, conectando personas. Hoy más que nunca, tenemos la oportunidad de seguir de construyendo una Europa más solidaria, humana, inclusiva y tolerante. ¡Hagámoslo!